Medicina

Donde se encuentra el hígado

Donde se encuentra el hígado

Donde se encuentra el hígado es una de las preguntas que siempre nos hacemos, pues en este te la explicaremos en todos los aspectos.

Pues el hígado es la glándula más voluminosa del organismo humano ; se halla situada en la parte superior y derecha del abdomen. Su peso es de 1.500 a 2.000 gramos, en el adulto ; su color es rojo pardo.

 

Como es y donde se encuentra la Estructura del hígado

Desde el punto de vista clínico, el hígado consta del lóbulo derecho y el izquierdo. El hígado está constituido por un conjunto de lobulillos, cada uno de dichos lobulillos es un verdadero hígado en pequeño, siendo su tamaño de unos 3 ó 4 milímetros de longitud y unos 2 milímetros de anchura. Por la parte central del lobulillo, constituyendo el eje del mismo, circula la vena centrolobulillar. El lobulillo hepático está constituido por una serie de tubos glandulares dispuestos radialmente alrededor de la vena centrolobulillar ; estos tubos glandulares son los denominados «trabéculas hepáticas» ; el conjunto de estas trabéculas hepáticas forman las «células hepáticas».

Alrededor de estas estructuras tubulares discurren los «capilares sinusoides», en cuyas paredes se localizan las «células estrelladas de Kupffer», células que poseen una intensa capacidad fagocitaria. Las células hepáticas que forman los tubos glandulares están se-paradas de la pared de los sinusoides por el «espacio de Desse». La luz del tubo glandular constituye el «capilar biliar», el cual conduce la bilis a la periferia del lobulillo. En las zonas donde confluyen varios lobulillos hepáticos, se forman unos espacios triangulares llamados «espacios portas o Kiernan» ; en cada uno de ellos se encuentran una pequeña rama de la vena porta, una fina rama de la arteria hepática y un minúsculo conductillo biliar.

Donde se encuentra las Funciones del hígado

El hígado ejerce diversas e importantísimas funciones:

1.° Función biliar: La cantidad de bilis secretada diariamente por el hígado varía entre 600 y 1.000 c. c. La bilis favorece la absorción de las grasas, influye en la digestión de los prótidos y tiene una mar-cada acción sobre la motilidad intestinal, especialmente acelerando la evacuación intestinal.

2.° Función antitóxica: Dicha función radica en las células de Kupffer, que actúan captando substancias tóxicas. El hígado es capaz de variar químicamente compuestos tóxicos y transformarlos en elementos inocuos para el organismo.

3.° Función glucogénica: El hígado es el encargado, juntamente con el páncreas y los músculos del organismo, de regular la glucosa ; según sean sus necesidades, retiene la glucosa en forma de glucógeno, o destruye la molécula de glucógeno, desprendiendo glucosa.

4.° Función proteica: El hígado sintetiza la urea, a partir del amoníaco producido en el proceso de digestión de los alimentos proteicos. La urea es recogida por la sangre y atraviesa el filtro renal, formando un elemento importante de la orina.

5.° Función lipoideo: Las sales biliares intervienen en la absorción de las grasas en el intestino delgado.

6.° Función vitamínica: Interviene en la formación de la vitamina A. La vitamina K, sintetizada en el intestino, es llevada al hígado, transformándose en protrombina, importante factor antihemorrágico.

Examen de las funciones del hígado

1.° Función biliar: La función biliar del hígado se explora por el comportamiento en la sangre o en la orina de los tres componentes principales de la bilis: bilirrubina, sales biliares y colesterina. Si la eliminación de bilirrubina por el hígado es insuficiente, el pigmento es re-tenido en la sangre y la piel se colorea de un color amarillo (ictericia).

2.° Función glucogénica: Está en relación con la ingestión de glucosa y su eliminación por la orina (glucosuria) y sangre (glucemia), partiendo de un cociente standard, que estará más o menos alterado, según el mal funcionamiento que exista de la célula hepática.

3.° Función proteica: El hígado forma la urea, a partir del amoníaco ; cuando existen alteraciones importantes del hígado, no se forma urea (substancia natural provocadora de abundante secreción de orina), por lo cual se produce una escasa eliminación de orina.

4.° Función lipoidea: Está en relación con la función glucogénica, de tal manera que existe un antagonismo evidente entre las reservas de glucógeno y la infiltración grasa del hígado, cuando éste está alterado.

5: Función vitamínica: Las afecciones hepáticas tienden a la retención de sodio en las células, favoreciendo, por consiguiente, la formación de «edemas», es decir, infiltración serosa del tejido celular subcutáneo y visceral.

 

Donde se encuentra las Enfermedades del hígado

1.- Insuficiencia del Hígado

Existe la gran insuficiencia hepática, es decir, el fracaso progresivo del hígado en todas sus funciones ; estado en el cual abocan las hepa-titis malignas, las cirrosis, las ictericias obstructivas y el cáncer del hí-gado en determinados casos. La insuficiencia hepática leve es bastante frecuente y se caracteriza por : boca amarga y pastosa por las mañanas ; pesadez en el estómago después de las comidas ; sensación de distensión abdominal ; digestiones pesadas; tendencia al estreñimiento; fatiga fácil, escasa capacidad para el trabajo ; somnolencia después de las comidas ; crisis de dolor de cabeza, etc. Todos estos síntomas son pasajeros y se intensifican con las emociones fuertes, la fatiga y el excesivo trabajo intelectual.

2. — Ictericias

La Ictericia es la pigmentación de la piel y mucosas por el pigmento biliar, la bilirrubina, que pasa a la sangre, pudiendo adoptar tres colores distintos: amarillo pálido, rojizo y verde. Existen diversos tipos de ictericias:

a) Ictericias por hiperproducción o hemolíticas: Son debidas a un aumento de la cantidad de pigmento biliar ocasionado por una destrucción de los glóbulos rojos, liberándose hemoglobina en gran cantidad y resultando el hígado insuficiente para su eliminación. En los análisis de sangre aparece anemia y resistencia globular disminuida ; hígado y bazo aumentados de tamaño ; heces hiperpigmentadas. Las pruebas de exploración funcional del hígado son negativas. Dentro de este grupo, cabe destacar la ictericia hemolítica constitucional de Minkowski-Chauffard.

b) Ictericias parenquimatosas: En estas ictericias existe una eliminación deficiente de la bilis, por alteración funcional y morfológica de la célula hepática. Dentro de este grupo se incluyen la mayoría de las ictericias que acompañan a las enfermedades infecciosas (neumonía, escarlatina, septicemia, fiebre puerperal), ictericia salvarsánica, ictericia sulfamídica, ictericia catarral, hepatitis, etc.

Se caracterizan por  estar aumentado de tamaño el hígado, heces parcialmente decoloradas, orina pigmentada, síntomas evidentes de una clara insuficiencia hepática, con las pruebas funcionales hepáticas alteradas.

c) Ictericias obstructivas o mecánicas: La causa de la ictericia radica en la obstrucción de las vías biliares, que se opone a la eliminación normal de la bilis, por un obstáculo mecánico (tumor, cálculo, quiste hidatídico, parásitos intestinales, inflamaciones del páncreas, etc.), pasando la bilis a la sangre ; siendo el color de la piel amarillo-verdosa. Parte del pigmento que se encuentra en exceso en la sangre pasa a la orina, tiñiéndola de un color obscuro. Sus características principales son: heces ricas en grasas y de color blanco ceniciento, hígado aumentado de tamaño, intensa picazón ge-neralizada, disminución de las pulsaciones cardíacas (bradicardia).

3. – Cirrosis del Hígado

Es la inflamación crónica e inespecífica del hígado, con induración crónica del tejido conjuntivo intersticial esclerosado. Entre las causas que pueden producir cirrosis citaremos las siguientes: alcoholismo, sí-filis, tuberculosis, paludismo, carencias alimenticias, ictericia epidémica, hígado cardíaco, etc. Existen diversos tipos de cirrosis:

a) Cirrosis atrófica: Denominada también cirrosis alcohólica o de Laennec. Representa la evolución hacia la cicatrización de un hígado con hepatitis crónica, que evoluciona a brotes, en un sujeto predispuesto, todo ello debido a la acción especialmente del alcohol. Se caracteriza por presentar un hígado pequeño, bazo normal o ligeramente aumentado de tamaño, circulación complementaria parieto-abdominal, distensión progresiva del abdomen debida a la presencia de líquido en la cavidad abdominal (ascitis); pérdida de peso ; síntomas de insuficiencia hepática ; generalmente no hay ictericia ; en ocasiones es necesario practicar una punción evacuadora del líquido retenido en el abdomen (paracentesis).

b) Cirrosis hipertrófica: Cabe destacar dentro de este grupo a la cirrosis hipertrófica de Hanot-Gilbert. Se trata de una cirrosis, que cursa con el hígado grande, duro y esclerosado, de evolución más benigna que la cirrosis de Laennec, siendo muy frecuente la presencia de hemorragias.

c) Cirrosis grasas: Merece destacarse dentro de este grupo, la cirro-sis hipertrófica de Hutinel-Sabourin, que se presenta en tuberculosos crónicos avanzados y alcohólicos. Es una variedad de cirrosis en la que existe una degeneración grasa de las células hepáticas. Se caracteriza por presentar el hígado grande, duro y sensible, con poca hinchazón abdominal (ascitis) y circulación colateral; es de evolución rápida d) Cirrosis infantiles: Son cirrosis que se pueden producir como consecuencia del paludismo, tuberculosis, etc. Cursan con gran agrandamiento del hígado y del bazo ; inflamación de los ganglios.

e) Cirrosis biliares: Son debidas a la obstrucción de los conductos biliares, agregándose un factor infeccioso e inflamatorio. Se caracterizan por presentar un hígado de gran tamaño y duro ; bazo generalmente grande ; ictericia, que desde el principio hasta el fin es el síntoma dominante.

f) Cirrosis biliar hipertrófica de Hanot: Su origen es desconocido. Se caracteriza por presentarse en personas jóvenes ; ictericia constante ; gran aumento del hígado y del bazo ; no existe ascitis.

4.  Hígado Cardiaco

Es la acumulación de sangre venosa en el hígado, debido a una perturbación de su llegada a él, a consecuencia de una dificultad del aflujo de sangre desde las venas suprahepáticas al corazón. El hígado es grande, doloroso y pulsátil ; disminución considerable de la cantidad de orina emitida ; hinchazón edematosa de los tobillos, etcétera. El hígado cardíaco se presenta en las insuficiencias cardíacas y en lesiones broncopulmonares crónicas, especialmente en el enfisema y en la bronquitis crónica.

5.- Sífiles Hepática

La sífilis hepática puede ser congénita y adquirida. En la sífilis congénita la lesión hepática es muy frecuente, debido a que el microbio de la sífilis, denominado Treponema, alcanza directamente al hígado a través de la placenta y vena umbilical; el hígado está congestionado y esclerosado, conteniendo innumerables treponemas. En la sífilis adquirida cabe destacar la forma secundaria, que se caracteriza por presentar una ictericia leve y que responde bien al trata-miento antisifilítico ; la forma terciaria se manifiesta por presentar un hígado agrandado de tamaño, duro y de forma irregular ; bazo agrandado de tamaño ; raramente aparece ictericia.

6.- Cáncer al Hígado

Los tumores del hígado son generalmente secundarios a tumores de los órganos vecinos, tales como : estómago, colon, recto, páncreas, etc. Se caracterizan por presentar falta del apetito, desnutrición general y progresiva del cuerpo ; hígado enormemente agrandado de tamaño, abollonado y duro ; escasa ictericia y ascitis; a veces fiebre y síntomas de insuficiencia del hígado.

7.- Quiste Hidatidico del Hígado

Consiste en la presencia en el hígado del embrión de un parásito, que vive en estado normal en el intestino del perro, la Tenia equinococo. (Para más detalles véase en Parasitosis intestinales.) El ciclo evolutivo es el siguiente: la tenia equinococo reside habitualmente en el perro ; estos embriones van a parar al hombre a través de los alimentos que éste ingiere, o por el contacto directo con la len-gua del perro. Una vez han llegado al estómago los alimentos, son tratados por el jugo gástrico y absorbidos a nivel del intestino, pasando de esta manera a la circulación sanguínea y fijándose en el hígado los citados embriones de tenia equinococo. Se caracteriza el quiste hidatídico por presentar: agrandamiento del tamaño del hígado ; crisis de urticaria ; en el análisis de sangre se encuentra la existencia de eosinofilia, aparte de la reacción específica de Weinberg, que es positiva. Si el quiste está situado en la parte superior del hígado puede llegar a irritar la pleura y comprimir el pulmón ; si el quiste es inferior, puede llegar a confundirse con una tumoración abdominal.

8. Hepatitis

Es la inflamación aguda, difusa o degenerativa del hígado, por causas tóxicas (fósforo, anestésicos, alcohol, etc.), o bien como consecuencia de múltiples infecciones (septicemia, neumonía, fiebre tifoidea, fiebre puerperal, etc.). Se caracteriza por: falta del apetito ; náuseas y algunas veces vómitos ; fatiga mental y física ; digestiones pesadas ; salida de sangre por la nariz ; orina muy pigmentada ; hígado grande y doloroso ; ictericia. Están alteradas las pruebas funcionales hepáticas. Cabe destacar la hepatitis epidémica, que es la inflamación aguda del hígado, debido a un virus. Evoluciona con similares características ‘que la hepatitis aguda.

9. Abscesos del Hígado

Son secundarios a estados inflamatorios ajenos al hígado (origen genital, septicemia, apendicitis, hemorroides infectadas, fiebre tifoidea, inflamación del páncreas, cálculos en la vesícula biliar, etc.). Se caracterizan por: adelgazamiento, cansamiento ; signos de supuración (fiebre alta y escalofríos); hígado aumentado de tamaño y doloroso ; intensos dolores abdominales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: