Medicina

Donde se encuentra el estomago y el duodeno, funciones y enfermedades, donde esta

El Estómago

Constituye el reservorio intermedio, que abarca desde el esófago hasta la primera porción del intestino delgado o duodeno, con los cuales comunica por dos orificios: uno superior o cardias y otro inferior o píloro. El estómago está situado en la parte izquierda y su­perior del abdomen, por debajo del diafragma y del hígado. Tiene la forma de una J mayúscula

 

Duodeno

Es la primera parte del intestino delgado; el duodeno empieza a nivel del píloro u orificio de salida del estómago y finaliza en el sitio donde forma con el yeyuno, el ángulo duodenoyeyunal. Tiene la forma de una V mayúscula.

 

Funciones del estómago y duodeno

Funciones del Estomago

El estómago es el reservorio en el cual se acumulan los alimentos, sufriendo el ataque del jugo gástrico y resultando de la transformación el «quimo», o papilla más o menos fluida, que resulta de la acción del jugo gástrico sobre los alimentos contenidos en el estómago.

La misión del estómago consiste en recibir, a través del cardias, los alimentos preparados por la masticación y la insalivación, retenerlos el tierqpo necesario para que ejerza su acción el jugo gástrico y evacuarlos al duodeno a través del píloro, cuando sea necesario y a un ritmo deter­minado y adecuado, mediante el peristaltismo o contracciones, que a modo de ondas, recorren el estómago en dirección al píloro y que hacen mezclar los alimentos con el jugo gástrico, empujándolos hacia el duo­deno, previa relajación de su orificio de entrada o píloro.

El jugo gástrico contiene ácido clorhídrico y tres fermentos: la pep­sina, la renina y la lipasa. El ácido clorhídrico y la pepsina atacan las carnes, transformándolas; la renina actúa coagulando la leche y trans­formándola ; la lipasa inicia la digestión de las grasas. Una vez prepara­dos y transformados los alimentos, mediante el mecanismo descrito, son evacuados al duodeno y sucesivamente en diversas porciones del intes­tino siguen modificándose y transformándose, como más adelante se indicará.

 

Funciones del de Duodeno

En el duodeno existe abundante secreción, papel principal de la di­gestión intestinal; el duodeno segrega una secreción propia y además, recibe una secreción del hígado y del páncreas. La bilis y el jugo pan­creático, que constituyen la secreción duodenal, realizan la digestión casi completa de las albúminas, de las grasas y de los hidratos de car­bono, substancias resultantes de las transformaciones que los alimentos lian sufrido en el estómago, debido a la acción del jugo gástrico.

Exploración del estómago y del duodeno

Sondeo gástrico y duodenal

Mediante el sondeo se analiza el jugo gástrico, obtenido por extracción de éste, con la ayuda de una sonda o tubo de goma que se ha si­tuado en el estómago o duodeno. El jugo gástrico se puede extraer es­pontáneamente o estimulando su secreción mediante diversos sistemas.

Radioscopia

La radioscopia del estómago y del duodeno presta valiosísimos de­talles y generalmente pone en evidencia el diagnóstico. Se practica ha­ciendo ingerir al paciente una papilla de 200 gramos de sulfato de bario, desleídos en agua, debido a que el estómago es transparente a los rayos X e ingiriendo dicha papilla, el estómago es visible a los rayos X, pudién­dose apreciar detalladamente las características del estómago y del duodeno

Gastroscopia

Es la inspección de la mucosa del estómago, mediante la introducción de un aparato flexible, que colocado por la boca, a través del esófago, llega hasta el estómago. Incluso se pueden obtener fotografías de la mucosa del estómago mediante la gastroscopia.

 

Enfermedades del estómago y del duodeno

Dispepsias del estómago

Es cuando existen una serie de trastornos digestivos de “origen funcional”, es decir, cuando son debidos a una alteración de la función del estóqjago o del intestino; por lo tanto quedan excluidos todos los procesos en que exista una “lesión orgánica”.

Existen dos tipos de dis­pepsias :

a) Dispepsia hiperesíénica:

Generalmente en sujetos robustos, obe­sos, buenos comedores, que les aparece dolor en el estómago al cabo de unas horas de haber comido y que calma comiendo o bien tomando alcalinos; sensación de ardor y quemazón en el estómago ; algunas veces vómitos ácidos; estreñimiento; salivación exagerada. Todas estas manifestaciones son debidas a que existe un aumento de la cantidad de jugo gástrico y aumento de la acidez.

b) Dispepsia hiposténica:

Aparece generalmente en sujetos delgados y más frecuentemente en las mujeres. Las molestias son vagas; pesadez en el estómago inmediatamente después de las comidas; sensación de distensión del estómago, obligando la mayoría de las veces a aflojarse los vestidos y mejorándose las molestias al echarse en la cama. Escaso apetito; a los primeros bocados de la comida ya quedan saciados; alternativas de diarrea y estreñimiento. Lengua sucia.

Gastritis

Es la inflamación aguda o crónica de la mucosa del estómago. Exis­ten dos tipos:

Gastritis aguda:

Es la inflamación aguda de la mucosa del estó­mago, súbita y violenta en su iniciación y de corta duración. Debida a la ingestión de líquidos irritantes o tóxicos, intoxicaciones alimenticias, en el curso de diversas enfermedades infecciosas, etc.

Sus manifestaciones dependen de la causa originaria, aunque las molestias que predominan son: al cabo de pocas horas de haber ingerido el producto causante de la gastritis aguda aparece: pesadez en el estómago, aliento fétido, estado nauseoso, dolor más o menos intenso en el epigastrio, vómitos frecuentes, falta de apetito, dolor de cabeza, vértigos, lengua sucia.

Gastritis crónica:

Es la inflamación crónica de la mucosa del estómago. Se caracteriza por presentar idénticas manifestaciones que los procesos anteriormente descritos de dispepsia hiperesténica o hiposté­nica (véase).

 

Ptosis del Estómago

Es el descenso del límite inferior del estómago, sin ninguna lesión orgánica, por debajo de su límite normal. Generalmente está asociado al descenso de otras visceras abdominales, tales como el colon, el hí­gado, etc.

Se caracteriza por presentarse en personas ligeramente desnutridas y más frecuentemente en el sexo femenino; presenta las mismas carac­terísticas que la dispepsia hiposténica.

 

Dilatación aguda del estómago

Es la dilatación del estómago, caracterizada por el aumento de vo­lumen de la cavidad del estómago, debido a la pérdida de tonicidad del mismo. Se observa más .frecuentemente después de una intervención ab­dominal o después de una comida copiosa.

Se caracteriza por una sensación de opresión en el abdomen, seguida de dolor en el epigastrio e intensos y frecuentes vómitos de olor nausea­bundo. Sed intensa, ansiedad, sensación de falta de aire, orina escasa o nula; el pulso es pequeño y rápido; presión arterial baja.

Estenosis del píloro

Es la disminución total o parcial del calibre del orificio de salida del estómago o píloro, dificultando el normal vaciamiento del estómago, produciéndose una retención más o menos acusada en el mismo. Las causas más frecuentes son: úlcera y cáncer de píloro, compresiones ejer­cidas en el píloro por tumores de órganos vecinos, tales como del hígado, riñón, colon, etc.

Se caracteriza por presentar estos enfermos una sensación de ple­nitud gástrica, especialmente después de .las comidas; posteriormente aparecen dolores en el estómago, en forma de crisis, al cabo de unas tres o cuatro horas después de haber comido, eructos fétidos, vómitos frecuentes, pérdida progresiva del apetito.

Si el proceso sigue evolucionando, aparecen vómitos frecuentes y de olor nauseabundo, conteniendo restos alimenticios, que hace días han sido injeridos; pérdida del apetito total; sed intensa, disminución de la cantidad de orina, estreñimiento ; desnutrición y enflaquecimiento progresivo del sujeto.

Vólvulo del Estómago

Consiste en la torsión del estómago o de una parte del mismo, alrededor de uno de sus ejes, seguida de obstrucción total o parcial de sus orificios. Existen dos variedades:

Vólvulo de estómago agudo:

Repentinamente aparece un dolor intenso en el epigastrio ; vómitos copiosos y frecuentes ; la expulsión de heces y gases por el ano es normal; distensión progresiva del abdomen, debida al meteorismo.

Vólvulo de estómago crónico:

Unas veces no presenta ninguna molestia precisa; otras veces se caracteriza por presentar crisis de dolores en epigastrio, de una manera intermitente; crisis de eructos; vómitos que alivian las molestias; no hay fiebre.

 

Ulcera de Estómago y Del Duodeno

Consiste en una pérdida de substancia en la mucosa y capas más profundas del estómago o duodeno, con evolución crónica, por brotes y frecuentemente con ritmo estacional de primavera y otoño.

Las causas por las cuales se forma una úlcera son desconocidas, aunque hay una serie de factores que más o menos pueden influir: emociones y perturbaciones psicológicas, procesos repetido? de gastritis, aumento del grado de acidez del estómago, con disminución de la resistencia de la mucosa gástrica; malos hábitos dietéticos; abuso del alcohol y del tabaco.

El tamaño de la úlcera oscila entre 1 y 2 centímetros de diámetro; puede aparecer en cualquier sitio, aunque frecuentemente aparece en la región del píloro y primera porción del duodeno.

Se caracteriza por presentar dolores en el epigastrio, al cabo de una a tres horas después de haber comido y que generalmente calman comiendo o bien tomando alcalinos; dichos dolores no son continuos; vómitos alimenticios o de jugos digestivos, que calman frecuentemente las molestias; sensación de pesadez en el estómago después de las comidas ; distensión abdominal; sensación de ardor y quemazón en el estómago; algunas veces hematemesis, es decir, salida de sangre por la boca procedente del estómago, pudiéndose también encontrar sangre en las heces, debido a que se ha deglutido, apareciendo las heces de color negro-obscuro y pegajosas.

Apetito conservado, aunque a veces se tiene temor a comer, debido al dolor que posteriormente aparece; frecuentemente estreñimiento. Lo que más distingue este proceso es su evolución por «crisis periódicas», es decir, que dichas molestias se intensifican durante la primavera y el otoño.

 

Cáncer de Estómago

Es la forma más frecuente de cáncer en el hombre; en las mujeres es menos frecuente que el de útero y glándula mamaria.

Se caracteriza por: comienzo lento pero progresivo, molestia continua en el epigastrio, que se intensifica después de las comidas y que no se alivia comiendo, ni tomando alcalinos ; falta de apetito ; anemia; pérdida progresiva de peso ; náuseas y vómitos; frecuentemente aparece san­gre en el vómito, a veces en forma de “poso de café” ; sangre oculta en las heces, que presentan un color negro alquitrán; estreñimiento; frecuen­tes metástasis, especialmente en : el hígado, los ovarios, el peritoneo, etc.

Todo enfermo afecto de una úlcera o llaga en el estómago, no en su salida (duodeno), debe someterse a una estrecha vigilancia médica, por el peligro de que sea o se transforme en cáncer.

 

Duodenitis

Es la inflamación de la mucosa del duodeno. Generalmente es secundaria a procesos de vecindad: colecistitis, apendicitis, úlceras del duo­deno, parasitosis intestinales, divertículos del duodeno, etc.

Sus síntomas son bastante parecidos a los de la úlcera duodenal, es decir, dolor en el epigastrio al cabo de unas horas después de haber comido, calmándose comiendo o bien tomando alcalinos; sensación de pe­sadez en el epigastrio, después de las comidas; sensación de ardor y quemazón. Raramente se presentan hematemesis o melena, es decir, salida de sangre procedente del estómago, por la boca o el ano, respectivamente.

 

Divertículos del duodeno

Son como pequeñas prolongaciones pediculadas, que frecuentemente se encuentran en la segunda porción del duodeno. Pueden ser congéni- tos o adquiridos debido a ciertos procesos vecinales, como por ejemplo, úlceras de duodeno.

Se caracterizan por no presentar ninguna molestia si no están inflamados. Si está inflamado, puede presentarse un cuadro parecido al de la úlcera duodenal, con ataques de dolor en el epigastrio y de larga duración; algunas veces, vómitos; frecuentes hematemesis y melenas; generalmente diarrea.

 

Estenosis del Duodeno

Hay diversos tipos de estenosis del duodeno, dependiendo de la causa que los origine:

  1. Estenosis por espasmos duodenales: Reviste escasa importancia, debido a su corta duración.
  2. Estenosis por visceroptosis abdominal: Es decir, que debido a que los órganos abdominales están descendidos por debajo de su lí­mite normal, se fragua una compresión mecánica sobre el duodeno.
  3. Estenosis por compresión de vecindad: Depende del desplazamiento del duodeno con compresión o aplastamiento por hinchazón de los órganos vecinos (páncreas, hígado, vesícula biliar), por tumores de otras vísceras que compriman el duodeno (quiste hidatídico del hígado, cáncer del páncreas, tumores del riñón derecho, etc.).
  4. Estenosis por periduodenitis: La presencia de bridas y adheren­cias alrededor del duodeno, cuando se inflaman, pueden producir es­tenosis.

La estenosis duodenal se caracteriza por: dolor en el epigastrio con o sin relación con las comidas, estado nauseoso, vómitos frecuentes y abundantes que calman las molestias; frecuentes dolores de cabeza; alternativas de diarrea y estreñimiento.

Hematemesis

Es la salida de sangre por la boca, debida a lesiones del aparato digestivo. La hematemesis debe diferenciarse de la hemoptisis, es decir, la salida de sangre por la boca debido a lesiones del aparato respiratorio.

La hematemesis presenta las siguientes características:

  • La sangre se expulsa con vómitos y va precedida de náuseas y en ocasiones de vahídos.
  • La sangre aparece mezclada con el contenido del estómago.
  • Es de una coloración rojo-obscura o negra, coagulada o desmenuzada como «poso de café».
  • Ordinariamente va precedida de melena, es decir, salida de sangre por el recto, mezclada con las deposiciones, que ofrecen un aspecto negro.
  • Generalmente.el enfermo refiere que hace tiempo «padece» del estómago.

Existen diversas causas de hematemesis que son:

Puede suceder que la sangre no sea debida a lesiones en el estómago y se encuentre en él debido a la deglución de la misma. Por lo tanto, se deben descartar los siguientes procesos:

Epistaxis, es decir, salida de sangre por la nariz. Véase sus causas en el capítulo correspondiente a Enfermedades de la nariz.

Que la sangre proceda de lesiones en el esófago, presentándose en los siguientes procesos: escorbuto, afecciones de las encías, afecciones de las amígdalas (angina de Vincent, angina agranulocítica, etc.), lesiones de los dientes, piorrea, etc.

Que la sangre proceda de lesiones en el esófago, presentándose en los siguientes procesos: divertículos del esófago, úlcera péptica del esó-fago, úlcera por quemaduras o traumatismos en el esófago, cáncer del esófago, ruptura en el esófago de un aneurisma de la aorta, ruptura de varices esofágicas, etc.

Hemoptisis, es decir, que la sangre proceda de lesiones en el aparato respiratorio. Véase sus causas en el capítulo correspondiente a Enfermedades del aparato respiratorio.

Hematemesis, es decir, que la sangre proceda del estómago, presentándose en las siguientes afecciones:

  • Afecciones del estómago y duodeno: Gastritis agudas, gastritis crónicas, gastritis tóxicas, úlceras del estómago y del duodeno, cáncer del estómago, sífilis del estómago, hernia diafragmática, etc.
  • Afecciones de! hígado y vías biliares: Cirrosis atrófica de Laennec, cirrosis hipertróficas, cáncer del hígado, sífilis del hígado, síndrome ban- tiniano, colecistitis, etc.
  • Afecciones de la sangre: Anemia perniciosa, púrpura, hemofilia, leucemias, etc.
  • Afecciones infecciosas: Cólera, fiebre amarilla, tifus, tifus exan-temático, etc.
  • Afecciones que cursen con una hipertensión arterial: Arteriescle-rosis, hipertensión esencial, esclerosis renal, uremia, etc.

Hiperclorhidria (exceso de ácido o ardor de estómago)

En el estómago existen unas glándulas encargadas de fabricar un ácido, el ácido clohídrico; el exceso de la producción de este ácido se denomina hiperclorhidria.

Hay dos mecanismos principales en la producción del ácido clorhí­drico : uno de origen nervioso y otro de origen hormonal

Mecanismo nervioso:

El estímulo parte del cerebro y, a través de los nervios vagos, llega a las glándulas del estómago encargadas de la fa­bricación del ácido clorhídrico. Cuando estos estímulos son anormalmen­te exagerados, como ocurre en casos de fuertes emociones, circunstancias adversas, surmenage, pánico, preocupaciones de toda índole, se intensi­fica la producción de ácido, es decir, aparece la hiperclorhidria.

Mecanismo hormonal:

El estímulo producido a nivel de la mu­cosa de la porción final del estómago (antro gástrico) por el simple contacto de los alimentos, da lugar a la producción de una substancia denominada gastrina, la cual pasa a la sangre, estimulando directamente las glándulas productoras del ácido clorhídrico.

Cuando por diversos mecanismos este estímulo es exagerado, se produce la hiperclorhidria.

La principal manifestación de la hiperclorhidria es el ardor a nivel de la boca del estómago, que se calma con la ingestión de alimentos, de bicarbonato u otro alcalino similar que neutralice el exceso de ácido.

Si esta hiperclorhidria no se trata adecuadamente por el médico, la acción corrosiva del ácido clorhídrico puede llegar a ocasionar una úlcera en el estómago.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: